Comidas del Mundo - Destacada

Comidas del Mundo

La comida no es solo una fuente de alimentación más a la que nos debemos adaptar cuando viajamos, con mejor o peor suerte dependiendo de nuestras costumbres y de nuestro paladar más o menos audaz.

La forma de producir y consumir los alimentos, la manera de cocinarlos y de sentarse a comerlos, la importancia del acto en sí de ingerir, nos dice mucho de la sociedad en la que estamos, e incluso de las personas con las que nos sentamos a comer.

Comidas del mundo - Comida en grupo

Cómo es posible que en un acto tan instintivo como el de alimentarse, se hayan llegado a convenciones sociales tan fuertes como las de programar un momento específico (a pesar de llevar horas salivando), utilizar unas herramientas que limitan la cantidad de alimentos en la boca, o tener que sentarse a degustar en grupo.

¡Y lo que es comestible para unos, no lo es para otros! Aunque hoy en día, la homogeneización de los alimentos disponibles y la forma de consumirlos en los países occidentales, no está al margen de la globalización en todos otros aspectos culturales. Hasta en las islas desiertas preparan pizza.

Por tanto, cuando viajo, me encanta observar esas peculiaridades gastronómicas que todavía se conservan como propias de una comunidad determinada y que van más allá de los propios alimentos. Si comen del mismo plato, los cubiertos que utilizan, donde se sientan, el nivel de picante que toleran, el tiempo habitual de sobremesa, si beben cuando comen,  en qué momentos hablan o prefieren callar y saborear. Tantos detalles reveladores…

Una amiga de Mozambique casada con un marido infiel, me decía: «Él puede llegar tarde del trabajo, de madrugada o, incluso, dormir fuera, pero mi esposo sabe que tendrá que comerse el plato entero que yo le sirva. Y si acaba de cenar con otra y anda de estómago lleno, me da igual, no se va a dormir hasta que se lo acabe todo… y ya aprenderá la próxima vez a no comerse el marisco de otras».

Por eso en esta sección sobre comidas del mundo, voy a recomendar recetas de diferentes países, sí, pero con su anécdota, con su aroma, con sus condimentos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.