Mujer en Punto Cero

Mujer en Punto Cero - RED

 Autora: Nawal El Saawadi

Editorial: Capital Swing.

Colección: Narrativa.

Año de Publicación: 2017 (reedición con prólogo de Nawal El Saawadi).

 


Una de las historias más impactantes que leí hace años y releí de nuevo hace unos días sin despegar los ojos de cada una de las palabras pronunciadas por Firdaus, tan honestas y aterradoramente ciertas.

Este relato me vino a la memoria cuando intentaba escribir una entrada sobre la obligatoriedad del hiyab en Irán y, mientras sigo viajando por este país, no consigo quitarme de la cabeza a los hombres que su protagonista Firdaus se encuentra en el camino, preguntándome si estarán acechando ahí fuera esperando a que se me caiga el velo en un descuido.

No quiero confundir a nadie, este libro nada tiene que ver con literatura viajera. Su protagonista, Firdaus, no emprende un viaje a otras tierras mientras narra sus aventuras, sino que el relato es en sí mismo un viaje por las experiencias de esta mujer, por una biografía marcada por las personas que, de alguna forma, le abocan a un único destino posible. Porque para sobrevivir en algunos contextos es necesario transigir con la injusticia impuesta y someterse a la sinrazón. El inconformismo, en este caso, sólo puede derivar en la muerte.

Me asombra la concepción que tienen los hombres sobre sí mismos para imponer leyes sobre el velo o el código de vestimenta de las mujeres en países como Irán o Arabia Saudí. Totalmente convencidos, afirman que el velo protege a las mujeres de la perversión masculina, pues ellos mismos no son capaces de dominar sus instintos de lujuria, crueldad y sometimiento. “Las mujeres con velo se hacen respetar y previenen el caos”, de esta forma se expresaba un líder religioso iraní ante las protestas en noviembre de 2017 de sus ciudadanas.

Y una se pregunta si de verdad existen hombres tan malvados, y le asalta una duda razonable dado que son los mismos hombres quienes describen a sus congéneres de  esta forma. Alabado sea el velo si previene una anarquía dominada por violadores, a ver si me entienden.

Pues bien, a pesar de mi escepticismo, en Mujer en Punto Cero, que no se desarrolla en Irán sino en Egipto, con culturas, etnias e incluso ramas religiosas diferentes, estos hombres existen, sí, y más valdría atajar este desorden con algunas otras fórmulas más sofisticadas que obligar a las mujeres a cubrirse el pelo. A lo largo de su vida, Firdaus se va encontrando con hipócritas abusadores y maltratadores a los que, a decir verdad, les importa un bledo que las mujeres lleven o no un pañuelo en la cabeza.

El odio visceral que provocan estos hombres en Firdaus, le conducen a una muerte deseada, al anhelo de poner fin a un resentimiento más fuerte que la propia vida. Sus heridas no cierran, desangran su alma, ya no hay forma de que cicatricen para poder perdonar y seguir adelante.

La historia es real, como la vida misma, y la pluma de Nawal El Saadawi es ligera y afilada, desnudando con cada frase la espeluznante verdad humana.


Sobre la autora

Nawal El Saawadi es una psiquiatra egipcia que ha trabajado como médica de campo y, por ende, ha tenido la oportunidad de conocer la situación de muchas mujeres del ámbito rural. Este es el caso de la protagonista de esta historia, quien accedió a entrevistarse con Nawal cuando se encontraba ya en el corredor de la muerte a la espera de su ejecución.

En 1966 fue nombrada Directora General de Educación Sanitaria del Ministerio de Salud de su país así como redactora jefe de la Revista de Salud del Gobierno. Sin embargo, la publicación de “Mujeres y Sexo”, en el que denunciaba la práctica de la mutilación femenina a la que ella misma había sido sometida, le costó ambos puestos.

Su activismo continuó, así como sus desencuentros con el Gobierno. En el prólogo de la última edición de 2017 de Mujer en Punto Cero, Nawal El Saawadi explica como, cuando conoció a Firdaus, no imaginaba que, años después, sería ella prisionera en esa misma cárcel en la que ambas hicieron posible la presente narración.

A día de hoy, Nawal El Saawadi vive en El Cairo y participa activamente en diversas reivindicaciones políticas y humanas, lucha con coraje, y sigue arriesgando su carrera profesional y su vida por denunciar las múltiples injusticias del momento histórico en el que nos ha tocado vivir.

Ojalá un día la historia de Firdaus pertenezca a esa era de barbaries a la que se mira con asombro y distancia, como si fuera una aberración histórica que no reconocemos como nuestra. Ojalá la historia de Firdaus pronto no sea más que la crónica de un pasado arcaico y obsoleto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.