destino filipinas - destacada

Próximo Destino: Filipinas

Hay nombres e imágenes de lugares que se pasan años bullendo en nuestra cabeza. Intentan hacerse un hueco entre otros destinos que, por diversos motivos, tuvieron más oportunidades de materializarse en viajes. Paraísos que nos inspiran, que hemos visitado en sueños mientras dormíamos la siesta con el fondo televisivo de Rodríguez de la Fuente o National Geografic, y que año tras año continúan en la lista de pendientes hasta que la suerte les sonría.

Hay otros nombres, sin embargo, que habitualmente residen alejados de nuestro imaginario. No nos hablan ni nos dicen demasiado. Y mucho menos nos esperamos que nuestro colega nos diga: «Oye, ¿te vienes a Filipinas el mes que viene?».  Es en ese momento de duda, de confusión, cuando aquellos nombres e imágenes que luchaban por aflorar desde nuestro subconsciente, continúan impertérritos en su escondite, esperando de nuevo el día en que el buen juicio decida tenerlos en cuenta.

Así es como decidí viajar a Filipinas, respondiendo a un email: «Vale». Y los otros sitios que esperen.

islas filipinas - playa


Preparando el viaje

Visado
– Menos de 30 días

Los ciudadanos de la mayor parte de los países del mundo pueden entrar en Filipinas SIN visado para una estancia inferior a treinta 30 días. Basta únicamente con tener un billete válido de salida del país y que el periodo de validez del pasaporte de más de 6 meses tras la salida.

Si no es necesario volver corriendo a casa, o si hay que resolver lo del billete de salida antes de haber decidido qué rumbo tomará el viaje, la compañía más barata para salir del país suele ser la CEBU Pacific Air y los destinos más económicos: Taipei, Kuala Lumpur, Singapore y Ho Chi Minh. A veces resulta más barato volar desde una ciudad alternativa a Manila.

– Más de 30 días. Hay 2 posibilidades:
1. Utilizar la exención de visado el primer mes y, posteriormente, renovar en cualquiera de las oficinas de inmigración.

Esta es una muy buena opción en el caso de que, en el país en el que te encuentres antes de viajar, no tengas un consulado de Filipinas a mano o no puedas esperar una semana hasta que lo tengan listo.

Si no, no merece la pena, porque la primera vez solo se puede prolongar la estancia un mes, sale más caro que el de 2 meses (más de 50 euros) y es necesario estar pendiente de la fecha para encontrarse cerca de una oficina de inmigración.

2. La otra opción es sacar un visado de 59 días en el consulado de tu país.

¡Atención! No dejarse llevar por el entusiasmo del momento al echar un vistazo rápido de la web del consulado, donde salen unas tablas de periodos de validez de visados 3, 6 y 12 meses por precios bastante asequibles. El tiempo de validez indica el tiempo en el que se puede realizar la entrada a Filipinas y no el tiempo de estancia legal. La estancia máxima siempre será de 59 días.

Yo elegí esta última opción y entré en Filipinas con un visado de 59 días por el que pagué 40 euros. Desafortunadamente, el agente de aduanas no lo sabia, no lo vio en el pasaporte, y yo tampoco se lo dije (pensando que él sí lo sabía o lo habría mirado en el pasaporte). Estampó un sello de validez para 30 días y yo salí del aeropuerto tan contenta, aspirando tranquila el aire húmedo y tibio de la capital de Filipinas. Unos días antes de caducar mi estancia, hojeando el pasaporte por casualidad, me vi casi de ilegal en medio del viaje.

Recomendación: avisa al policía que llevas un visado de 2 meses.

– Más de 59 días

Después de esos 59 días, habrá que hacer una extensión en cualquier oficina de inmigración de Filipinas. Hay muchas, así que es probable que no haya que desplazarse demasiado para hacer el trámite.

Las extensiones son de 1 ó 2 meses, y se puede seguir renovando sin parar, no sé hasta cuando, un año? Dos? Y todavía faltarán muchas islas por visitar…

Vacunas

En Filipinas no hay ninguna vacuna obligatoria excepto la de la fiebre amarilla si vienes de un país endémico.

De todas formas, antes de cualquier viaje, está indicado llevar al día la del tétanos, las hepatitis A y B y la de la rabia.

En España, en todas la provincias hay Centros de Vacunación Internacional donde te informan de todo dependiendo las zonas que vayas a visitar. Si no tienes ninguno de estos centros disponibles, se puede consultar aquí por países.

Eso sí, en el caso de que desees vacunarte, es mejor acudir con tiempo al médico porque a veces las vacunas se aplican en varias dosis con tiempos de espera entre ellas de hasta un mes.

Lengua

Sí, se habla inglés en casi todas partes. Para los románticos españoles despistados: no, no se habla español en ningún lugar.

Las lenguas oficiales en todo el país son el inglés y el filipino (muy similar al tagalo que se habla en el norte del archipiélago). A pesar de que el inglés sea oficial, no significa que sea su lengua materna, por lo que su fluidez depende del nivel educativo. En realidad, en zonas rurales, hay mucha gente que no lo domina.

Tanto el tagalo, como el cebuano o visayan, y posiblemente muchas otras de sus lenguas maternas (¡más de 150!), cuentan con un buen número de palabras españolas. Entre ellas, los números (se utilizan para las horas y los precios), utensilios de cocina, los días de la semana, y algunas otras palabras divertidas que se van descubriendo durante el viaje.

Hasta hubo quien nos escuchó hablar en español y pensó que nos comunicábamos en tagalo.

Hablar un poquito en el idioma da pie a echarse unas risas, el gran lenguaje universal.

Palabras/ frases útiles

– ¿Cómo está? – Komusta?/ Musta?
– Estoy bien – Mabuti
– Por favor – Paki
– Gracias – Salamat
– Bienvenido/a – Walang anuman
– ¿Cómo te llamas? – Anong pangalan mo?
– ¿Dónde está ….? – Saang ang …?
– ¿De dónde eres? – Tagasaan ka?
– ¿Cuánto cuesta? – Magkano?
– Sí – Oo
– No – No
– Delicioso – Masarap

Dinero

La moneda en uso es el peso filipino (PHP), pronunciado “piso”. Para hacer el cambio aproximado de forma sencilla, lo más fácil es equiparar 1 EUR ó 1 USD a 50 PHP. Es decir, 100 pesos serían un par de dólares.

Cada banco aplica una tasa de cambio diferente, así que vale la pena fijarse un poco. Por cierto, recuerdo que en el aeropuerto de Manila había algunos bancos con mejor cambio al que luego encontré en otros sitios.

Los cajeros funcionan bien, pero muchas veces aplican una comisión, aparte de la de tu banco. El Citibank y el MetroBank no te suelen cobrar.

A mí personalmente me gusta lo de pagar con tarjeta para ahorrarme la comisión de mi banco, pero en Filipinas, en muchos establecimientos, se aplica un porcentaje del 3 % por pagar con tarjeta de crédito, así que no sale a cuenta.

Itinerario

Una semana antes de viajar y todavía no tenía ni idea de a dónde ir ni de dónde se encontraba qué. Había anotado en un cuadernito algunos nombres sueltos, pero desconocía si se trataban de hoteles, playas, islas o regiones. Luego chequeé un poco en la red y aparecieron fotos increíbles de Boracay, El Nido, Corón, Malapascua, Bohol. Vaya paraísos! Para cuando llegué a Filipinas ya había visto demasiadas veces las mismas playas y estaba deseando explorar otro país.

Pero con 7.000 destinos isleños posibles, no estaba todo el camino andado, todavía parecía posible explorar, descubrir, perderse. Ya en Manila, con nuestras primeras San Miguel, el Indio y yo elaboramos un itinerario al tuntún, guiado más por la curiosidad de nombres peculiares como Cagayán de Oro, o épicos y misteriosos como Dinagat, donde hasta decían las noticias que residían monstruos marinos.

El buceo también suele ser un motivo a la hora de elegir una ruta, sin embargo, posiblemente todo el fondo del mar de este país sea igualmente asombroso, por lo que guiarse exclusivamente por este criterio puede llevarte a destinos saturados de turistas. Mis mejores inmersiones han sido, sin duda, sola con un instructor fuera de temporada en lugares alejados de los highlights de los peces grandes. Y aun así ¡casi soy abducida por un tiburón-ballena!

El tema lluvias y monzones sí que puede ser un factor a tomar en cuenta. Mejor ir mirando las predicciones con 14 días de antelación antes de marcar la ruta. Especial cuidado en junio y julio por las zonas de Luzón y Palawan, y en diciembre y enero por el norte de Mindanao.

Nuestra Ruta: Manila- Siquijor- Apo- Dapitan- Ozamiz- Cagayan de Oro- Camiguin- Surigao- Siargao- Bucas Grande- Dinagat- Padre Burgos

Algunos consejos

– En general, no es necesario reservar los hoteles ni los barcos con antelación, improvisar en Filipinas no me pareció un problema. Los vuelos de última hora salen un poquito más caros, pero no tanto. Hay más de 7.000 islas, todas ellas sorprendentes, seguro que aciertas.

– Para vuelos entre islas, Air Asia y Cebu Pacific Air salen bastante baratos, pero me parece importante saber que también hay muchos barcos entre destinos lejanos entre sí, por lo que si dispones de tiempo, puede ser una opción más económica.

– Filipinas es barato, sobre todo, la comida de las karenderias y los alojamientos fuera de las grandes ciudades. Es posible viajar con un presupuesto de $10 al día si no se gasta demasiado en el transporte.

– Afina tu voz antes de llegar, no podrás salir de indemne del país si no pasas la prueba del karaoke. En tagalo, en inglés, o incluso te puedes marcar una “bamba” en español. ¡Cuidado, que la macarena está en tagalo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.