A Salto de Rana

Motos en Vietnam - Destacada

Viajar en Moto por Vietnam

«¡Cómo molaría recorrer el país en moto!… Ya, lo que pasa es que ni tengo moto, ni sé montar en moto… Y ¿dónde meto yo este mochilón? «

Esta ocurrencia, autocontestada inmediatamente por nuestro sentido común, es inevitable cuando uno se cruza con algún viajero motorizado en cualquiera de esos lugares peregrinos del planeta, donde se fraguan las mejores id

En mi caso esto ocurrió en Nepal, hace años, cuando conocí al Tío Juan, un pedazo de viajero que llevó su buen humor y su mochila por todos los rincones el planeta hasta que este se le acabó quedando pequeño.

Jubilado, simpático y lleno de historias, llegó en esa radiante Yamaha Enticer que, a pesar de tener sólo 125 cc, parecía una Harley Davison: «No, si yo no tenía ni puñetera idea de montar en moto, es como el inglés, lo voy aprendiendo sobre la marcha», nos contó mientras comíamos unos riquísimos momos en Pokara. Dos cervezas después, mi corazón había mandado a hacer puñetas a ese aguafiestas que es el sentido común, y semanas más tarde comencé, junto con M.L., el que hasta la fecha ha sido uno de los mejores viajes de nuestras vidas, Rajasthan en moto.

Con esta experiencia en la mochila, 10 años más tarde, no fue difícil aceptar la propuesta de M.L. al llegar a Vietnam:» ¿Por qué no nos compramos una moto?»

Motos en vietnam - dos motos

Por qué viajar en moto por Vietnam

En este caso hablamos de Vietnam, pero los mismos principios aplican a casi cualquier lugar.

  • La moto te da libertad e independencia del transporte público. Puedes ir donde quieras, cuando quieras.
  • Viajando en moto lo importante es el camino, el proceso de llegar de A a B y todo lo que pasa entre medias. Dónde paras, dónde duermes, dónde te pierdes, la gente a la que preguntas direcciones, el de la gasolinera, el del taller que te saca del apuro…
  • El 99 % del tiempo te encuentras «off the beaten track«, es decir, fuera del circuito turístico, lo cual da un giro de 180 grados a tu viaje, permitiendo conocer la realidad cotidiana de esa cultura que habita en el lugar por el que estás viajando, que al fin y al cabo es de lo que trata para nosotros esto de viajar.
  • Es más barato. Sí, depende mucho del tipo de moto, de lo poco que la rompas, del precio de la gasolina y de lo bien que la vendas al terminar el viaje. En Vietnam, definitivamente, nos salió más barato que haber viajado en transporte público.
  • Se descubren lugares increíbles, nada turísticos, que son baratos y no hay nadie (el sueño de todo viajero que se precie, que diría Confucio).
  • Es la pedazo de aventura.

Moto vietnam - ha giang

¿Cómo arranca esta aventura?

Muy fácil, con una moto 🙂

La nuestra empezó en Hanoi, y lo primero que pensamos fue si comprar de segunda mano o alquilar. Después de investigar un poco, estas fueron nuestras conclusiones.

Alquiler:
  • Si el viaje es corto, de menos de un mes por ejemplo, merece la pena buscar un buen alquiler, sale un poquito más caro pero, si das con una tienda de alquiler seria, las motos suelen ser mejores (originales japonesas) , están bien mantenidas, dan menos problemas mecánicos (y de haberlos, la tienda se responsabiliza del arreglo) y no tienes que preocuparte de venderla al final del viaje (que lleva un tiempo). Vamos, que es todo mucho mas fácil y rápido.
  • Lo que hay que tener en cuenta: el que rompe paga. Si le das un golpe a la moto de alquiler y rompes algo, te tocará pagar (y todos los cálculos del presupuesto se cayeron de golpe a la papelera).
  • También hay que ver con la tienda dónde podrás dejar la moto cuando acabe tu viaje. Casi todas te permiten alquilar en Ha Noi y dejarla en Ho Chi Minh o viceversa, aunque puede ser que lleve un coste añadido.
  • Si quieres una moto buena, yo no me arriesgaría a comprarla de segunda mano, mejor alquilarla. El precio es mucho mas alto y las garantías de que esa moto no te vaya a dar problemas son cero. Una moto mala (110 cc, china) te va a costar unos 250 euros, una buena (125 cc, japonesa) te costará de 550 en adelante. Y las garantías son casi las mismas.
  • El precio de alquiler va entre 5 y 10 dólares/día, dependiendo de la moto, pero suelen hacer bastante descuento para alquileres de varias semanas. Hay que negociar. En Hanoi hay varias tiendas de alquiler con buena reputación. Nosotros hablamos con Flamingo Travels, y fueron super majos. Nos dieron muchos consejos acerca de la ruta incluso cuando ya se habían dado cuenta de que el alquiler se nos iba de presupuesto.
  • La opción del alquiler sale especialmente a cuenta para explorar la provincia de Ha Giang, cuando no se dispone de mucho tiempo. Se puede llegar en autobús y allí mismo hay muchas tiendas de alquiler de motos, donde además te dan buen consejo sobre la ruta. Las motos que vimos allí de alquiler estaban bastante bien. Esta opción es bastante popular entre los grupos de jóvenes vietnamitas que se escapan unos días para explorar su esta región. Ya sabes, «When in Roma, do as the romans…«.
Compra:
  • Para viajes largos merece la pena claramente. Nosotros compramos cada moto por 270 dólares y las vendimos por 220 dólares después de 5 meses y 7,000 km. La cuenta es sencilla. Incluso podríamos haber pedido más, casi el precio por el que las compramos, pero la idea no era hacer dinero, sino facilitarle el viaje a otras personas con las mismas inquietudes.
  • Tu eres el dueño, puedes vender la moto donde quieras. Y si rompes la moto, la puedes vender por piezas si quieres, y ya está, pierdes lo que pagaste al comprarla, pero nada más. Si pagaste poco, perdiste poco.
  • El proceso burocrático de compra de segunda mano es bastante fácil. El dueño de la moto te tiene que dar en el momento de la venta lo que se conoce como «Blue Card», que es una tarjetita azul con todos los datos de la moto, la matricula, número de chasis, etc. Aquí es cuando muchos se dan cuenta con tristeza de que su Honda Win no es Honda, sino que en realidad es de una marca china de nombre impronunciable.

Nuestro viaje, en principio iba a ser de 2 meses, por lo que nos decidimos a comprar.

Moto vietnam - con plantas

 

¿Qué moto me compro?

Hay varias opciones en la segunda mano Vietnamita, aunque aquí vamos a hablar de las 4 más evidentes.

Honda Win:

Aquí el nombre es un doble engaño, ni es Honda, ni ganas nada (no win, seguro). Son las más populares entre los mochileros a pesar de ser la peor de las opciones. Lo que se vende en Vietnam como Honda Win en realidad son copias chinas malas del modelo original japonés que ya no se vende desde hace muuuuchos años.

Estas motos no las usa nadie en Vietnam salvo la gente de las minorías étnicas en las montañas, aunque estos las mantienen mucho mejor que la chatarra que se suele vender a los mochileros en Hanoi. Son motos de juguete, y mi consejo sería evitarlas a toda costa.

¿Por qué no comprar una Honda Win? :
  • Lo barato sale caro. Te vas a gastar en talleres más de lo que te ahorraste comprando esa chatarra. No te creas los anuncios en los que el que vende la moto no ha pasado por el taller, la realidad a veces puede asustar al miedo. El cambio de aceite recomendado para esas motos es cada 400 km., es decir, 2 euros cada 3 días.
  • Son motos incómodas. ¿Vas a pasarte 6 horas al día en esa moto en la que casi ni cabes?. Vibra muchísimo, la dirección es un desastre, el ruido es infernal.
  • Pierdes toda la dignidad. En muchos talleres no van a querer atenderte cuando aparezcas con ese Frankenstein de motor, reconstruido mil veces con piezas chinas de n-ésima mano hechas polvo . Y los que te atiendan, es posible que te den unos palos de mucho cuidado.
  • Tu seguridad. Esas motos son un peligro, hay mil historias en Internet de motos ardiendo, de frenos rotos… en fin.
  • Muchos vendedores de segunda mano te garantizan re-comprarte la moto al final de tu viaje por el 60% del precio que pagaste, sin embargo, ninguno re-compra la Honda Win que ellos mismos te vendieron. Pregúntate por qué será.
Semi-automáticas chinas:
  • Estas motos son una buena solución de compromiso para presupuestos ajustados, salen prácticamente al mismo precio que la «Honda Win», pero son motos mucho mas sólidas y cómodas.
  • Son facilísimas y baratísimas de reparar. En todos los talleres de Vietnam te arreglan una Honda Wave, o una Honda Future, pues son las más populares en Vietnam (sobre todo, la Wave), y lo que aquí llamamos «semi-automáticas chinas» no vienen a ser otra cosa que copias chinas de estas Hondas tan populares, por lo que la mecánica es la misma, y las piezas que se utilizan también. Ni qué decir tiene que tanto para motos originales japonesas como para las copias chinas los repuestos que se utilizan son en un 99% de los casos… chinos.
  • Consumen poquísima gasolina. Las nuestras estaban entre los 50 y 55 km/l, llegando hasta los 60 a veces.
  • Estas motos semi-automáticas son mucho mas cómodas que la Honda Win, y la conducción es muy sencilla incluso para quien no haya conducido una moto nunca.
  • Son muy útiles en carreteras de montaña, pues al poder controlar la «marcha» en la que estamos, tenemos mucho mas control sobre la moto, lo cual viene especialmente bien en las bajadas muy pronunciadas aprovechando el freno motor. Proporciona una bajada más controlada y evita el uso excesivo del freno.
  • Son baratas, se arriesga poco dinero y, si la cuidas, la podrás vender fácilmente a otro viajero sin perder mucho con respecto al precio que pagaste cuando la compraste.
Semi-automáticas japonesas:
  • Esto ya es otro nivel, son más potentes (las chinas no pasan de 110 cc, y en las cuestas con mucho desnivel se quedan un poco fritas), normalmente más fiables, más seguras, y la conducción es más agradable.
  • También son más caras, los precios de las motos que vimos rondaban los 550 – 600 USD. No hay que perder de vista que estas motos nuevas valen unos 1.500 USD y, como decía mi abuelo, “Nadie da duros a pesetas”.
  • Realmente una semi-automática japonesa de segunda mano va a ser una moto con muchísimos kilómetros, y que ha debido ser reparada millones de veces, siempre con repuestos chinos, por lo que lo único original que le puede quedar es el motor, que no es poco. Entonces, sí, son más fiables.
  • Nadie te garantiza al 100% que no vaya a dar problemas, y si se rompe, el dinero que pierdes es más que si se te rompe la semi-automática china. En nuestro caso, eran dos motos, así que el riesgo (y la potencial pérdida) se multiplicaba.
  • Una opción interesante que vimos fue la de las motos SYM, que se venden de segunda mano más baratas que las Honda (a unos 400 USD), son originales y tienen muy buena reputación entre los vietnamitas. Por lo visto, dan muy buen resultado, así que este tipo de moto también puede ser una buena solución de compromiso.
Automáticas japonesas (scooter):

La más común es la Yamaha Nova que, de segunda mano, se puede encontrar también bastante barata. Esta moto tiene sus pros y sus contras. En nuestra opinión más contras que pros:

  • El mundo de la copia china no ha llegado a los motores automáticos de Yamaha, por lo que todos los scooters en los que pone Yamaha, son realmente Yamaha, vamos, que no hay copias chinas.
  • Estas motos de cambio automático son mas complejas de reparar, y tienen fama de romperse más frecuentemente que las Honda semi-automáticas. Por lo visto, las reparaciones son también más caras.
  • Para carreteras de montaña son claramente peores, puesto que no se puede usar el freno motor y, en bajadas pronunciadas, parece como que se quede en punto muerto. La moto toma toda la inercia y el frenado se hace enteramente con los frenos de la moto. Si hay algún problema en los frenos…, pues eso… Después de haber conducido por las montañas del norte de Vietnam, podemos confirmar este punto, que era sólo una suposición antes de salir. Con esas pendientes, se agradece poder ir en primera y que el motor ayude a los frenos de la moto, es mucho más seguro.

Motos en vietnam - paisaje 1

¿Dónde compro una moto de segunda mano en Vietnam?

  • Craigslist: aquí se anuncian las motos que se venden en cada ciudad de Vietnam. Hay anuncios de tiendas, anuncios de particulares (vietnamitas o expats residentes en Vietnam) y hay anuncios de mochileros dispuestos a vender su moto a bajo precio con tal de que sea rápido, ya que probablemente en unos días salga su vuelo para Tailandia, Indonesia o dónde sea.
  • Tiendas especializadas en la venta de motos de segunda mano. Nosotros visitamos dos en Hanoi que tenían bastante buena reputación. En ambos casos es imperativo ir al almacén donde tienen las motos, fuera del centro, donde se pueden probar tranquilamente, sin los agobios del centro de Hanoi. Aquí el precio, aunque siempre negociable, es mayor que en Craigslist pero, a cambio, normalmente las motos han sido revisadas y puestas a punto antes de venderlas. No es que sea una garantía de nada, pero bueno, algo es algo.
  • Tiendas de alquiler de motos: a veces venden las motos que ya están algo viejas para renovar su parque de motos.
  • Anuncios en los hostales de backpackers en el centro. Igual que a través de Craigslist, la ventaja es que ves la moto según acaba de llegar del viaje, la puedes probar, y el precio va a ser más bajo, ya que el mochilero de turno va a estar encantado de deshacerse de la moto lo antes posible. Dependiendo de lo que se haya invertido en reparaciones, el precio suele ser un poco más bajo de lo que el mochilero pagó por ella, y así todos contentos (que es como se deben cerrar los tratos).

¿Qué tengo que mirar antes de decidirme a comprar la moto?

Bueno, siendo un profano total en la materia, que me perdonen/ corrijan aquellos que tengan conocimientos más técnicos. En mi caso, y con la experiencia en Vietnam, yo diría lo siguiente:

  • Lo principal es probar la moto, conducirla en las 4 velocidades, sentirse a gusto en ella, ver que se conduzca bien.
  • Que la dirección no vibre, y que gire bien.
  • Asegurarse de que el cambio de velocidades sea suave y que no cueste trabajo cambiar (hacia arriba y hacia abajo).
  • Y que no le salga aceite al motor (aunque esto sólo se ve cuando el motor está muy caliente).
  • Que el motor suene bien. Con la moto parada, subida al caballete y en punto neutro, sin acelerar, escuchar que el ruido del motor sea constante, luego acelerar y que siga siendo constante. Por último, con la rueda trasera en el aire, ir subiendo de velocidad hasta llegar a cuarta, observar que el ruido del motor siga siendo constante, y que no salga una humareda del tubo de escape.
  • Muy importante, que frene bien, tanto el freno delantero como el trasero.
  • Y que funcionen todas las luces de la moto, las delanteras (larga y corta), la trasera, la de freno y los cuatro intermitentes.
  • Que funcione la bocina (¡importante!).
  • Mira a ver que no falle el arranque eléctrico del motor.
  • Que no estén estropeados los indicadores del panel del manillar (velocidad, cuentakilómetros e indicador del nivel de gasolina).
  • El estado general de la moto. Que las diferentes partes de plástico que cubren el chasis no estén rotas, que no falten tornillos, etc.
  • La Blue Card. Que los datos de matrícula y números de serie de motor y del chasis coincidan con los descritos en la Blue Card.

Lógicamente, una moto barata de segunda mano va a tener sus defectos, así que siempre habrá que hacer algunas concesiones. Por eso el punto más importante me parece que es el primero: conducir la moto y sentirse cómodo en ella.

¿Qué cuidados necesita la moto una vez en carretera?

Eso ya depende un poco de la moto que hayas comprado. En el caso de las motos semi-automáticas chinas que compramos, el dueño de la tienda nos recomendó:

  • Cambio de aceite cada 500 km. Dependiendo del taller cuesta entre 80.000 y 100.000 VND.
  • Engrasado de la cadena y tensado de frenos cada 200 km. Normalmente te lo hacen gratis en la mayoría de los talleres si vas humildemente. La cadena la engrasan con aceite usado y tensar un poco los frenos les lleva 3 minutos. Nosotros llevábamos una botellita con aceite usado colgada del transportín para la mochila, pero a las pocas semanas, en algún bache salió volando.
  • Lavar la moto una vez a la semana. Parafraseando a quien nos vendió las motos, “Si tu te lavas todos los días, a tu moto lávala por lo menos una vez a la semana, no seas cochino”. Esto cuesta unos 10.000 VND.

Moto vietnam - conduccion

¿Cómo vendo la moto cuando acabe mi viaje?

Bueno, pues muy fácil, igual que la compraste, tres opciones (por orden de preferencia):

  • Craigslist. Haz unas fotos bonitas de tu moto (con la moto recién lavada a ser posible), deja tu número de teléfono vietnamita para que te llamen o te contacten por whatsapp, y publica un anuncio.
  • Hoteles de mochileros: imprime y coloca ese mismo anuncio en tu hotel, y en otros hoteles de mochileros famosos donde haya tablón de anuncios. Haz correr la voz.
  • A través de la tienda que te vendió la moto. Si comprase la moto en una tienda, normalmente ofrecen re-comprártela por un 50 o 60 % de lo que pagaste (a negociar en el momento de la compra).
  • Otras tiendas de segunda mano. Investiga un poco, habla con gente local, que te cuenten donde se pueden comprar motos de segunda mano.
A tener en cuenta a la hora de vender la moto:
  • Un mochilero te va a pagar más por tu moto que una tienda, eso está claro (se elimina el intermediario).
  • Sé honesto a la hora de vender tu moto a otro mochilero que va a estar en la situación en la que estabas tú cuando no tenías ni puñetera idea de motos. No acumules mal karma. 🙂
  • Pon el anuncio en Craigslist unos días antes del fin de tu viaje sin especificar cuando estaría la moto disponible. Normalmente a nadie le importa esperar un par de días en Saigón o en Hanoi a que llegues.
  • Hay más gente que viaja de Saigón a Hanoi que de Hanoi a Saigón (por culpa de un absurdo programa de televisión de la BBC), así que por lo visto hay más motos que se venden en Hanoi que en Saigón, lo que convierte a esta última en un buen lugar para vender.

FAQ:

 ¿Me compro una cadena y candados para atar la moto?

No es necesario, siempre vas a dormir en una guest house (Nhà Nghỉ) y tu moto va a pasar la noche dentro de la casa. Los vietnamitas son muy honestos, nosotros dejamos las motos cargadas con las mochilas por todas partes, totalmente solas y sin cadenas, y nunca jamás nadie tocó nada.

 ¿Puedo llevarme la moto a otros países?

Sí se puede, es bastante fácil (hablo de lo que he leído, y no de lo que he hecho) y no debería haber problemas para pasar con la moto a Laos o Camboya, aunque por lo visto, meterla en Tailandia es mucho más complicado.

 ¿Hay gasolineras en todas partes?

Sí, jamás tuvimos problemas para repostar. El depósito de las motos era de 3 litros y, calculando a 50 km por litro, eso nos daba una autonomía de unos 150 km. Nosotros normalmente hacíamos unos 100 ó 120 km por día, así que con llenar el depósito antes de salir cada día solía ser suficiente.

 ¿Y mecánicos ?

También… Y casi me atrevería a decir que en el norte hay muchos más mecánicos que gasolineras. Hay mecánicos por todas partes, que conocen las motos de sobra y te las arreglan en un periquete (a ver, luego es como todo, hay mecánicos buenos … y mecánicos malos…). Un consejo, pregúntale al dueño del hotel dónde lleva su moto.

Moto vietnam - mecánico

 ¿Necesito un mapa de carreteras?

Sí. Y buena suerte para encontrar uno bueno. Siguiendo el consejo de Tom en su fabuloso blog, los únicos mapas decentes serían Road Atlas of Vietnam y The Travel Map of Vietnam, ambos editados por Vietnam Publishing House of Natural Resources, Environment & Cartography, que se pueden encontrar en Hanoi o Saigón. El resto de mapas que vimos eran catastróficos, exceptuando uno turístico del norte que nos fue bien y que encontramos en una librería de Hanoi, aunque tampoco cubría todas las regiones.

Google Maps es una buena herramienta para planificar cada etapa por la mañana antes de salir. Aquí lo sensato sería que os dijera que también podéis activar el tema de la ubicación en el teléfono móvil y que Google os diga lo que hacer en cada momento… pero seamos realistas, si fuéramos sensatos no estaríamos hablando de improvisar un viaje en moto por Vietnam, no?

Pues eso, como he dicho ya unas cuantas veces, lo bonito es el viaje, y eso incluye perderse un poco y tener que parar en un café en medio de la nada a preguntarle a una señora que no habla inglés cómo carajo llegar a donde uno quiere ir. Y la señora te invita a un café y llama a su sobrino que chapurrea algo que no es inglés, y todos nos reímos.  Y, al final, no sé si me he enterado o si voy a tener que preguntarle a otra señora en 10 minutos. Pero lo que está claro es que te pierdes este momentos con el GPS de Google, creo que se entiende, ¿verdad?

¿No es peligroso conducir una moto en Vietnam?

No, para nada, los vietnamitas conducen superbien. En general, se circula bastante despacio y son muy respetuosos. A ver, conducir una moto siempre implica un riesgo, pero digamos que me he sentido más seguro conduciendo en Hanoi de lo que me sentiría jamás conduciendo en Madrid por la Castellana.

Incluso creo que es un buen lugar para aprender a montar en una de esas motos semi-automáticas. Y ahí M.L. os lo podría contar mejor que yo, pues ella no sabía llevar motos antes de llegar a Hanoi 🙂

Dicho lo cual, el consejo es siempre circular despacio y con los cinco sentidos en la carretera. Observar, aprender y respetar los códigos “extraoficiales” que se manejan en las carreteras vietnamitas.

Nuestras medias al final del día eran de 30 km/h, que alguno se echaría las manos a la cabeza, pero, eh, así es como viajamos, despacito, como la canción. Se trata de disfrutar del viaje y, cuanto más despacio, más se disfruta. Si vas mangao, tienes que ir tan atento a la carretera que te pierdes el increíble paisaje que te rodea.

 

Seguro que después de esta entrada tan extensa todavía quedan muchas dudas y preguntas por contestar, pero esas respuestas las dará la carretera, el viaje. Eso es lo chulo, la incertidumbre, descubrir por uno mismo, la aventura. Así que deja ya de leer blogs, cómprate la moto que sea y arranca!

 

Motos en vietnam - dos motos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.